tuv-saarland

Buscar coches de alquiler

tuv-saarland
Alquiler coches: Comparamos por usted

Alquiler de coches Sunny Beach

Con los coches de alquiler de Sunny Beach podrá disfrutar tanto de este importante resort como del resto de Bulgaria. Este centro turístico se sitúa en pleno Mar Negro, dentro de la provincia de Burgas. Con escasa población permanente a lo largo de todo el año, esto no es óbice para que continuamente esta urbanización se encuentre en permanente ocupación, especialmente durante el verano. Ubicada entre las ciudades de Sveti Vlas y Nessebar, sus orígenes se remontan a la década de los cincuenta, en plena época comunista. Curiosamente, al principio solo existían dos pozos que servían para abastecer a la localidad de Nessebar durante la Edad Media. De esos dos pozos se ha llegado en la actualidad a playas únicas, piscinas impresionantes, práctica de un sinfín de deportes náuticos y varios festivales de música popular y folclórica. Asimismo, tras haber disfrutado de una jornada envidiable de relax total, merece la pena igualmente visitar un poco de la región con el servicio de alquiler de coches en Sunny Beach. Con el buscador de rental car en Sunny Beach de HAPPYCAR encontrará al momento todos los precios de las mejores compañías de alquiler de vehículos, como Argus Car Hire, AutoEurope, AutoEscape, Avis, CarDelMar, Enterprise, Europcar, Hertz, Holiday Auto, RentaslCars o Thrifty. Los coches se hallan equipados con todas las comodidades (sillas infantiles o navegadores GPS), con seguro a todo riesgo o incluso algunos con chófer.

Uno de los mayores atractivos de Sunny Beach es, sin lugar a dudas, su excelente clima. En verano la temperatura ronda los 26 grados. Su clima es del tipo subtropical húmedo y posee influencias marítimas y continentales. Destaca, asimismo, su gran variedad de hoteles, apartamentos y alojamientos en general. Pero, una vez aquí, merece igualmente mucho la pena realizar un recorrido exhaustivo por el mítico mar Negro con los coches de alquiler en Sunny Beach. Este mar separa precisamente Europa oriental de Asia occidental y un gran número de países comparten costa con él Rusia, Ucrania, Rumanía, la propia Bulgaria, Georgia y Turquía. Curiosamente antes de la colonización griega se lo conocía como mar Inhóspito, con numerosas tribus guerreras a su alrededor. Sin embargo, tal nombre cambió de forma drástica al terminar de ser conquistado de inhóspito pasó a Hospitalario. En cuanto a la denominación actual de Negro, tal vez se deba al color de sus aguas. Ello viene provocado por su escaso contenido en sal, lo que provoca la proliferación de algas. Asimismo, a partir de los 200 metros se forma una capa de sulfuro de hidrógeno. Esa base produce también sedimentos negros a causa de la oxidación anaeróbica del metano. Además, sus capas más profundas nunca se mezclan con las superficiales. De este modo se puede decir que el mar Negro sigue constituyendo todo un misterio natural.

Por todo lo anterior, no faltan submarinistas fascinados por estas aguas. El servicio de rental car en Sunny Beach le lleva así desde una urbanización de lujo y relax a las profundidades marinas. De hecho, los tours submarinos son relativamente nuevos en estas aguas. Algunas de las maravillas que se pueden encontrar en sus aguas son arrecifes, cuevas, coral o incluso hasta barcos o aviones hundidos. Y, a pesar de sus circunstancias tan extrañas, no falta una variada flora y fauna. Con el alquiler de coches de Sunny Beach el visitante se puede acercar así hasta el popular balneario de Rusalka, en concreto en la aldea de San Nikola. Además, todos los tours están guiados por profesionales y existen igualmente clases de buceo para todos los niveles. Ya en tierra, tampoco puede faltar una visita a las cercanas ciudades de Burgas y Nessebar. En Brugas se puede visitar la catedral de Cirilo y Metodio, las fortalezas Poros y Rusocastron, los monasterios Santa Borgoroditsa y Santo Atanas y los numerosos teatros. En cuanto a Nessebar, destaca su extraordinaria belleza a causa de sus bellos edificios. Entre ellos cabe destacar la iglesia ortodoxa de Cristo Pantocrátor, la de los Santos Arcángeles o la de Santo Salvador. No en vano, la ciudad fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1983. Para terminar, tampoco se debe dejar pasar su singular gastronomía, como la musaca, el baklava o el gyuvech.