tuv-saarland

Buscar coches de alquiler

tuv-saarland
Alquiler coches: Comparamos por usted

Coches de alquiler baratos en Aeropuerto de Reykiavik

desde 22 € por día
para un periodo de alquiler de 7 días
KIA CEED 1.6
KIA CEED 1.6
encontrado el 17/4/2016 15:21
desde 22 € por día
para un periodo de alquiler de 7 días
SKODA OCTAVIA SEDAN 1.3
SKODA OCTAVIA SEDAN 1.3
encontrado el 17/4/2016 15:21
desde 22 € por día
para un periodo de alquiler de 7 días
SUZUKI JIMNY 1.2
SUZUKI JIMNY 1.2
encontrado el 17/4/2016 15:21

Alquiler de coches Aeropuerto de Reykiavik

Combinar una experiencia urbana llena de vida y matices, con los encantos de una gran ciudad y un viaje en contacto con la naturaleza comienza incluso antes de salir de casa. El primer paso es comparar en Happycar las diferentes compañías de coches de alquiler en Reykjavik Aeropuerto. La capital de Islandia está rodeada de montañas por el este y dividida por uno de los mejores ríos para la pesca del salmón. Pero hay muchos más motivos para elegir un servicio de rental car en Reykjavik Aeropuerto y Happycar te hará más fácil esta tarea. Compara los precios de las compañías más conocidas de alquiler de coches en Reykjavik Aeropuerto y comienza tus vacaciones ahorrando. La elección entre nombres como Avis, AutoEurope, AutoEscape, Hertz, Europcar, CarDelMar, RentaslCars, Argus Car Hire, Holiday Auto, Enterprise o Thrifty ya no será un problema y, una vez al volante de tu vehículo, Islandia y su capital estarán a tus pies.

El Monte Esja domina el horizonte de la ciudad y es un destino muy popular para los aficionados al senderismo y a las excursiones de un día. Encontrarás coches de alquiler de Reykjavik Aeropuerto aparcados en la zona donde comienzan las tres posibles rutas que recorren este impresionante paraje natural. Cada una de ellas tiene una dificultad diferente señalada con botas (una bota para la más fácil y tres botas para la más difícil) y una de ellas está recomendada para escaladores que quieran subir hasta la cima. Una vez llegues al punto más alto los islandeses te invitan a dejar tu firma en el libro de visitas, El paisaje corta la respiración por su belleza, pero puede resultar extenuante para los que no estén en plena forma, así que alégrate de haber escogido el alquiler de coches en Reykjavik Aeropuerto para moverte por los alrededores y vuelve al centro de la ciudad a tomar un almuerzo típico islandés. Si los testículos de carnero en vinagre no están entre tus platos favoritos, inténtalo con el resto de la cocina nórdica y recuerda que allí se sirve uno de los mejores cafés europeos, que compite incluso con el italiano. Su otra especialidad líquida es la cerveza. No te vayas sin probarla.

Si viajas hacia el final de la primavera y el comienzo del verano, ente mayo y junio, puedes estar seguro de que sacarás todo el partido posible a tu vehículo de rental car en el Reykjavik Aeropuerto. En estas fechas la ciudad se viste de fiesta para celebrar el Festival de Artes Escénicas y, durante dos semanas completas, una obra de teatro o un espectáculo de ballet te esperarán tras cada esquina. Podrás disfrutar del arte en lugares de lo más pintoresco donde nunca esperarías encontrar una representación. En la capital de Islandia hay muchas zonas habilitadas para aparcar turismos, pero recuerda que quince días de festival son muchos y que las máquinas de los parkings solo funcionan con monedas islandesas. Hazte con un buen puñado para estar seguro y evitar las multas.

Recuerda también que, durante loe meses de verano, Reykjavik se convierte, literalmente, en la ciudad que nunca duerme gracias a sus 24 horas de luz. Aprovéchalas sin miedo para visitar los monumentos más famosos y para ir de compras por las tiendas de moda retro de segunda mano del centro. Cuando termine el horario comercial camúflate en una de las ciudades más literarias de Europa. Coge un libro y quédate a leer en un parque mientras tus compras están seguras en el maletero de tu coche. Por la mañana, cuando Islandia despierte, dirígete a una de sus piscinas termales para relajarte antes de tomar un desayuno rico en proteínas y partir para conocer los alrededores. El mar es uno de los grandes atractivos de esta ciudad. Si las bajas temperaturas no te asustan puedes practicar el submarinismo o salir en barco. Con un poco de suerte avistarás ballenas majestuosas y, en todo caso, disfrutarás de colores que otros océanos no tienen. Para relajarte, toma el ferry y únete a una clase de yoga popular. La mayor parte son en islandés, pero en realidad no te hará falta conocer el idioma para imitar los movimientos de tus compañeros y terminar tu viaje con una sensación impagable de paz interior.